POBLADO ISABEL RUBIO (Surgimiento)

P O B L A D O   I S A B E L   R U B I O (Surgimiento)

Por: M.Sc. Enrique Giniebra Giniebra, asesor histórico

Poblado de Isabel Rubio en los años 1950.

El poblado de Isabel Rubio en el municipio de Guane ha sido protagonista y forjador de su historia. Reconocido en la primera mitad del siglo XIX como aldeílla que reunía un pequeño grupo de familias fundadoras, crecería con el tiempo hasta alcanzar la fisonomía actual.

Durante muchos años el nombre de este lugar sería el de Paso Real de Guane, situado en el lado occidental del río Cuyaguateje, en el camino principal de vueltabajo.

En la década del sesenta del siglo XIX la aldeílla tenía dos casas de mampostería y teja, dos de tabla y teja, 8 de embarrado y teja, 10 de embarrado y guano para sumar un total de 24 casas. Entre los servicios principales había una carpintería, una platería, 2 zapaterías, 3 tiendas mixtas con panadería y posada, una talabartería, una escuela y una pequeña tabaquería. La población ascendía a 85 habitantes, 46 de ellos eran blancos.

La cercanía del río Cuyaguateje posibilitaba el abasto de agua y una vía de comunicación mediante pequeñas embarcaciones con el mar.

La Sierra de Paso Real de Guane, a corta distancia como el testigo montañoso más occidental de la Cordillera de Guaniguanico, y los bosques aledaños le han dado siempre a este poblado un sello particular, con un bello paisaje, donde armoniza con el cauce del inquieto río.

La aldeílla de Paso Real de Guane a lo largo del siglo XIX jugaría un importante papel como centro de las comunicaciones terrestres del extremo más occidental de Pinar del Río, constituyendo un paso obligado para los habitantes de esa región y el traslado de producciones y mercancías.

El veguerío que rodeaba el entorno, bañados por el Cuyaguateje, posibilitaba una gran productividad, por tales razones los asentamientos humanos en este lugar serían desde el siglo XVI en una región que abarcaba las haciendas de Sansueñas, Hato Potrero, San Julián y las Catalinas, todas con importantes producciones de tabaco y ganado.

La cercanía del poblado principal, Guane, no determinó la merma de trascendencia de Paso Real como sitio estratégico y ambos puntos poblacionales interactuaron manteniendo sus propias características.
Sin lugar a dudas estas razones posibilitarían que desde los años ochenta del siglo XIX se organizara aquí un fuerte movimiento conspirativo. En la casa de Isabel Rubio y de otros revolucionarios se realizaron con frecuencia reuniones para preparar el alzamiento militar contra España.

Cuando el 20 de enero de 1896 penetra en Paso Real de Guane la columna invasora dirigida por el Titán de Bronce, ya este poblado estaba en pie de lucha y se vivía un ambiente conceptualizado como del más cabal arraigo independentista. Así lo trasmitiría al legendario general la patriota insigne de esta región, Isabel Rubio.

Muchos hombres y mujeres nacidos en el poblado pasaron a formar parte de las filas del Ejército Libertador, se destacarían en la contienda y darían sus vidas por la libertad de Cuba, se destacaron las familias de los Días, los Camejo, los Vidal y los Rubio entre otros.

Isabel Rubio miembro de esta última familia sería el mayor exponente, de reconocida fama entre los vueltabajeros de aquellos años por sus ideales liberadores e independentistas, símbolo también de los habitantes del poblado que lleva hoy su nombre.

Entre 1896 y 1898 el poblado sería atacado en varias oportunidades por el Ejército Libertador a pesar de la protección que tenía por parte de los españoles.

Llega a Mendoza en la primera década del siglo XX.
Estación de ferrocaril, poblado de Isabel Rubio. Guane. Llega el ferrocarril en la primera década del siglo XX.

Durante las primeras décadas de la República Neocolonial el pueblo de Isabel Rubio, conocido popularmente como Mendoza, cambia muy poco su fisonomía, al no ser en cuanto a la llegada del ferrocarril en la primera década del siglo XX, con terminal de pasajeros y almacenes para la carga y descarga de mercancías.

Ello trajo aparejado la presencia de personas de las zonas aledañas que pretendían viajar en tren así como comerciantes y agentes de compañías, compradores de ganado y tabaco.

Los comercios serían también un resultado de la posición estratégica del poblado y como centro de comunicaciones terrestres, por ello aquí también llegaron emigrantes chinos que dejarían su huella en el lugar.

Paulatinamente el poblado crecería fundamentalmente hacia el Oeste del primitivo asiento a orillas del Cuyaguateje, hecho que se acelera con el arribo de la carretera panamericana en la década del cincuenta del pasado siglo.

La vida en el poblado de Isabel Rubio durante la república neocolonial transcurría en el contexto de una situación económica y social muy difícil para los habitantes. Aquí se ensañaron los explotadores capitalistas con la gente pobre y analfabeta que vivían en condiciones precarias.

Sin embargo los habitantes de Isabel Rubio pasarían una difícil prueba que trajo muchas vicisitudes a este pueblo, nos referimos a la humillante presencia de soldados norteamericanos durante la Segunda Guerra Mundial y años posteriores, quienes habían sido enviados a la base militar de San Julián a pocos kilómetros de aquí.

Los políticos cubanos trataron de convencer a la opinión pública de que los trabajos para construir la base traerían empleos para la población y se apoyaría a la vez al bloque antifascista. La realidad fue otra, ya que los militares norteamericanos llevaron la corrupción desmedida al poblado de Mendoza.
De esta forma el Vocero Occidental del 13 de octubre de 1943 destacó que “Mendoza” había sido declarada zona infecciosa solicitándose que se prohibiera a los americanos visitar el ligar.

La situación tuvo tal impacto en la población que los medios de difusión de la provincia se vieron obligados a reconocer el malestar ante la presencia de los americanos, exigiéndose que si ya había concluido la guerra nada tenían que hacer en Cuba.

La construcción de la carretera Panamericana permitió mejorar la comunicación del poblado de Isabel Rubio con el resto de las localidades del territorio. A partir de este momento el crecimiento urbanístico sería hacia las salidas de estas vías de acceso, quedando un poco más aislada la parte antigua, que sigue conservando en gran medida las características arquitectónicas de las primeras décadas del siglo XX.

La historia del poblado de Isabel Rubio esta muy asociada a las leyendas y realidades en torno al río Cuyaguateje, que a corta distancia mueve sus aguas tranquilamente en período seco, que se transforma durante las lluvias.

Crecidas del río Cuyaguateje en Paso Real de Guane.

Aún se recuerda el lugar donde estaba el paso del Pellan, por donde único se podía cruzar el Cuyaguateje por el cuartón de Paso Real de Guane, pero las crecidas impedían durante meses el tránsito de una orilla a otra de carruajes y carretas, teniendo que utilizar pequeñas embarcaciones.

Isabel Rubio es un poblado que expresa la obra de la revolución, que cambió radicalmente el status social impuesto por explotadores y los vicios traspolados por los militares norteamericanos.

Los habitantes del poblado de Isabel Rubio son fieles defensores de la idiosincrasia del vueltabajero, Identificados con sus raíces y amantes de la legendaria capitana que desde hace más de 110 años cabalga junto a ellos para impulsarlos en la defensa de las conquistas revolucionarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

48 + = 55